El “negocio” del crowdfunding de musulmanes no es realmente un negocio lucrativo. Es más una colaboración para que sea la comunidad en general la que se beneficie a través de diferentes proyectos solidarios, educativos…

“La comunidad musulmana representa un mercado potencial de varios millones de personas”, así afirma Amine Naït-Daoud un joven empresario co-fundador de Easiup, una plataforma de crowdfunding al estilo de la popular KissKissBankBank, pero creada para satisfacer las necesidades de la comunidad de musulmanes de Francia.

Crowdfundinghalal-645x433

La plataforma Eaisup, al igual que nuestra Plataforma Auqaf, cubre sólo los proyectos que respeten los valores del Islam.

Pero no es el único que se dio cuenta de este gran recurso como es el crowdfunding. Fodil Mahani también puso en marcha Aoon.org para musulmanes startups vía crowdfunding con el lema “la primera plataforma de crowdfunding ética” para mostrar lo que los musulmanes son y puedan llegar a ser.

Estas plataformas operan sobre el mismo principio que los sitios de crowdfunding tradicionales. Parten de alguien que quiere iniciar un proyecto, las personas que desean dar un impulso colaboran con sus donaciones y el sueño se cumple! Y además ambos afirman cumplir con un código de ética basado en los valores del Islam y la sunnah.

Ahora bien, ¿y en España?
Nosotros somos de la opinión de que el “Aumento de la comunidad musulmana” debe aprovecharse para lograr una mayor participación de lo que en realidad los musulmanes deberíamos ser; más involucrados en la sociedad, más proactivos, más solidarios… para que, en definitiva, la sociedad se beneficie de la buena conducta y ética de los musulmanes. Con esta conducta la buena convivencia sería inevitable.

Un par de ejemplos de diferentes tipos:
Ejemplo solidario: La ayuda que se podría prestar para la compra de una silla de ruedas a una persona (no necesariamente debe ser musulmana) de avanzada edad para facilitar sus movimientos en casa.
Ejemplo educativo (y este es real): La ayuda que se puede prestar a un proyecto para aprendizaje de árabe a través del dibujante de historietas Noredine Allam de “Muslim’show“.

No necesariamente los proyectos se limitan a estar relacionados con la religión. Se trata de aportar algo útil, un beneficio.

Para Fodil Mahani, también es una oportunidad para mostrar a los musulmanes un camino de esperanza que aporte positividad.

Mas allá de Francia
En el extranjero, ya existen plataformas de crowdfunding de musulmanes desde hace varios años. El sitio estadounidense Launch Good, dice que ha recaudado a día de hoy 4,655,842$ en 447 proyectos con solo 25.372 usuarios desde su creación en diciembre de 2012.

 

Por eso, debemos permanecer optimistas y arrimar todos el hombro.